Encuéntranos en Google+.

viernes, 21 de septiembre de 2012

5 métodos filosóficos para obtener ideas creativas


La filosofía era muchas veces la materia teórica y aburrida en las aulas de la Escuela, pero, la misma otorga algunos métodos o caminos para lograr comprender o estimular la comprensión del mundo que le rodea y con ello, obtener la solución de problemas, con ideas creativas.

Por ello, comparto una metodología sencilla que usando a la filosofía de la mano de un sistema basado en los mapas mentales, le permitirá encontrar soluciones creativas a problemas concretos.

Solamente expondré cinco técnicas, no tan comunes que permiten aumentar la creatividad o la presencia de ideas creativas en contextos gerenciales.

Las mismas están pensadas para aplicarse en reuniones de trabajo, donde debería contarse con un equipo de por lo menos 5 personas, con el fin de lograr obtener una variedad de respuestas, de las cuales se seleccionarán las más creativas. El tiempo para ello, no debe ser mayor a 10 minutos en cada caso, y debe usarse o una cartulina o post its (pequeñas hojas con pegatinas atrás), para poder colocar en un mural y leer la variedad de opciones escritas.

La creatividad pasa necesariamente por cambiar nuestro punto de vista, nuestra percepción y tratar de verlo desde otra óptica, y para ello, presento estos métodos filosóficos:

1. Método Mayéutico o Socrático (método de 4 años): En este caso, es seguir la secuencia lógica de las preguntas, hasta lograr obtener la respuesta final. Lo llamo la técnica de los 4 años, porque un niño normalmente en esa edad (en los tiempos actuales, hasta un poco antes), sólo preguntan el por qué de las cosas, para lograr comprender el mundo que le rodea.  Aplicado a un problema, ejemplo: ¿Cómo hago para lograr que los empleados sean más puntuales?, lo primero es preguntar el por qué lo son, e ir en función hasta el fin de lo posible responder.

2. Método Teleológico: Este método se enfoca en la función última de las cosas o personas, así, por ejemplo, se puede preguntar el "para qué" con el fin de resolver un problema concreto, por ejemplo, reducción de gastos. Así se realiza una lista con cada uno de ellos, y la función para la cual está en relación con la misión de la empresa. Aquellos que no están directamente relacionados, pueden ser tercerizados o reajustados. También sirve para el desarrollo de nuevos productos, desde el concepto de “diversión para niños” (esta es la función), se puede obtener un árbol de “cómos” (formas o maneras) para lograr dicho objetivo.  

3. Método Ontológico: A través del estudio del ser, en este caso, se debe crear los atributos que lo componen y replantearlo todo, por medio del cambio de uno de estos. En este caso la pregunta seria: "de que es" (de qué esta compuesto). Esta sirve principalmente para la modificación de productos, un ejemplo, los platos de comida. Si el pabellón criollo venezolano (compuesto de carne mechada, caraotas, arroz, plátano frito y queso), se le cambia uno de sus componentes por otros, hasta agotar las opciones, puede resultar platos creativos por medio del cambio de uno sólo de sus atributos. En vez de carne mechada, puede ser plátano mechado, y así poder ofrecérselo a los vegetarianos, por supuesto, el plátano frito será sustituido por otro producto, y así se obtiene este nuevo plato, con sólo modificar sus componentes. 

4. Método Empírico: Significa observar a través de la experiencia. No puedes modificar un servicio, si no has estado en él como cliente o como empleado, para lograr crear una identificación con las realidades de cada uno. Esto evita crear planes en papel que no tengan aplicación práctica. Sirve principalmente para reorganizaciones gerenciales. En este caso la pregunta principal es: "cómo lo percibo" (claro, con la visión del usuario y no la del gerente). Entonces, las respuestas deben darse por medio de la identificación de las experiencias de cada uno de los participantes en el proceso que se desea modificar. Un ejemplo, la distribución de mercancías. En ese caso hay que plantearlo desde el punto de vista del camionero, auxiliar, el encargado del depósito de salida y el de recepción, para lograr entender los procesos internos de cada uno y su papel en la solución o en el problema.  

5. Método Hermenéutico: A través de la interpretación de lo visto. Aquí la literatura, el cine y las obras, nos pueden servir para ver factores útiles en la vida diaria. La pregunta sería: "cómo lo hicieron en...". Ejemplo, los aprendizajes que se pueden obtener de las películas, siempre y cuando, se vean como experiencias gerenciales o de liderazgo. Por ello, comparto una lista de películas para emprendedores del siglo XXI (estrenadas desde el 2000 hasta el 2012) y otra de la década de los 90s, que pueden darle o ayudarle a obtener una nueva visión sobre un problema en concreto. En este caso, la participación debe identificar la película o libro de la cual toma la idea.

Lograr enfocarse en los problemas, es parte del éxito en la aplicación de estos métodos, por ello, lo ilustro con algunos ejemplos: Si pregunta “¿cómo aprovechar las horas muertas en un restaurant?”, puede lograr una respuesta con estos métodos (problema concreto), diferente si pregunta algo más etéreo: ¿cómo hago para hacer más dinero?, ya que en ese caso, no establece un punto de apoyo (cuál es la actividad, durante cual horario, en cual local, etc), es decir, el problema es planteado de manera muy amplia. El caso contrario, ¿cómo hago para reducir los gastos?, es más fácil, siempre y cuando tenga a mano una lista de estos.

Espero le sean útiles para la obtención de ideas creativas, recuerde, si no plantea un problema a resolver, la creatividad no será útil y difícilmente la logra motivar.

Comparto igualmente un vídeo sobre las 29 formas de mantenerse creativo.

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

2 comentarios:

Carlos Fernando Martínez Bernal dijo...

Excelente articulo es muy útil para la ver la perspectiva de un problema. Me gustaría un articulo adicional donde se enfocara más, en identificar el origen del problema y como comprenderlo a la perfección.

Fernando Fuentes Pinzón dijo...

Gracias Carlos por la recomendación, la tomaré en cuenta para un futuro cercano (prometo un artículo pronto). Es cierto, parte de resolver el problema es lograr identificarlo correctamente.

Publicar un comentario en la entrada