Encuéntranos en Google+.

miércoles, 1 de agosto de 2012

El hielo en el vaso o la delgada línea entre el beneficio y la estafa



A nivel empresarial, la búsqueda de beneficios siempre debe ser un norte, ya que sin estos la actividad es insostenible, aunque si el mismo es a costa de la calidad del producto o servicio, en el mediano plazo, esa productividad se evaporará, al igual que los clientes potenciales.

Por ello, sirva mi experiencia reciente como ejemplo de una forma errada de tratar de obtener beneficios a costa prescindir de valores éticos en contra del consumidor, que es a la corta, ir en contra de quien mantiene a la propia empresa (sin clientes, no hay empresa).

Este martes 31 de julio del 2012, fuí a una muy conocida franquicia de comida japonesa en Venezuela (la imagen es de referencia, ya que no pude tomar la foto del vaso en cuestión, pero invito a cualquiera a hacerlo, y enviármela, para publicar un artículo meramente visual sobre el hielo y el vaso), ya que estaba corto de tiempo y es una comida decente a un precio relativamente acorte.

Solicito un  plato por mí conocido, sin embargo cuando estoy en el proceso de disfrutar del plato, tomo por segunda vez de mi vaso con té, y se acaba el líquido.

Extrañado, quito la tapa (vienen con una tapa selladora), descubro que no menos del 75% de la superficie interna del vaso estaba llena de cubos de hielo.

Si a eso, se le suma que el valor de esta “bebida” es igual a la mitad del valor de un plato (dos “bebidas” hacen un plato), entonces, entré en un estado entre incredulidad e indignación como cliente.

Que sobre la bebida se obtengan mayores márgenes de beneficio en un centro de comida, no es de extrañar (ni de condenar), pero que el producto ofrecido ya no sea la bebida sino el hielo, eso sí es necesario reportar como una estafa, ya que compré un producto y me han dado otro diferente. Yo pedí una bebida, lo cual parte del estado físico de la misma: liquido. Si más de la mitad del vaso, es sólido (hielo) y ni siquiera tiene el sabor de lo solicitado, me están dando un producto diferente.

Por el contrario, si lo pido sin hielo, normalmente le quitan al vaso, un 20% de su contenido, justificando que esa es la parte del hielo (molesta, pero me parece lógico desde el punto de vista emrpesarial, tratando de mejorar los beneficios), por ello, pregunto: ¿cuál es el nivel de hielo aceptable en una bebida que acompaña una comida?.

Esta pregunta puede replicarse a casi cualquier producto o servicio.  Por ejemplo, si estoy comprando una entrada al cine, está bien que el 50% de la película sea cortado por la empresa exhibidora, para poder incrustar publicidad directa, sin que nada tenga que ver con la película, o ¿esto va más allá de lo aceptable?.

Otro ejemplo podría ser visitar a un médico que estando usted en su consultorio se haya dedicado a hablar por teléfono el  50% del tiempo con otra persona, y luego a atender al “visitador médico”, dejándole el 20% de tiempo a usted.¿Se sentiría bien atendido?.   

¿Dónde empieza o termina la línea – no creo que sea tan delgada - que separa un beneficio de un fraude?.

La respuesta debe recaer en la percepción (y en estos tiempos modernos, todo es percepción) del cliente, y en este caso, mi percepción es que se ha pasado con creces la línea que separa el beneficio del perjuicio al cliente.

También creo que esta perversión sólo puede ser corregida por los propios clientes, que dejen de comprar la bebida, y la compren en el local de al lado (cosa que haré desde hoy en adelante), pero además, invito a los demás a no quedarse de brazos cruzados, por el bien de su propio presupuesto, y por la necesidad de contar con servicios que aporten valor a nosotros, y no al revés.

En lo personal no volveré a comprar en esa franquicia una bebida, porque allí dan es un vaso con hielo, más bien iré a un sitio donde me den lo que pido: un vaso con té o refresco por favor (el hielo, es el complemento).

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

10 comentarios:

Henry Hernández dijo...

Lamentablemente es a lo que se ha llegado hoy en dia solamente por un poco de beneficio. Pasa con muchas cosas, como con los snacks que llegan a tener mas aire que snacks en realidad.

Carlos Guerrero dijo...

Esta técnica por decirlo así se aplica en muchos lugares de venta de alimentos, donde la comida es relativamente barata pero la bebida siempre es algo costosa. Pienso que el cliente está en todo el derecho de reclamar en estos sitios y que su queja sea atendida y recompensada, ya que sería una estafa. Así como se aplcia en ese caso, se puede aplicar en muchos ámbitos de la vida. Pero siempre será decisión del cliente si quiere ser abusado o respetado, ya que se está pagando por un servicio.

J'Mrbl dijo...

En los tiempos que corren es triste ver como muchas (por no decir todas) las empresas o agentes que prestan servicios a la comidad siempre busca la forma mas viable (para ellos) de hacer dinero y gastar menos sin pensar en las necesidades o lo que se merece el cosumidor. A este tipo de personas hay que darles en donde mas le duele (en su bolsillo) dejando de comprar o ser usuarios (como lo señalan en el articulo) para que al ver sus ingresos en descendo ellos tomen cartas en el asunto y mejoren la calidad de los productos o servicios que ofrecen.

anabel paz dijo...

es a lo que se ha llegado hasta ahora tristemente, siempre tratan de buscar mas el beneficio y ganancias del propio vendedor que ofrecerle lo correcto al cliente, pero hacer este tipo de estafas puede causarles mala publicidad e imagen hacia el publico y perder clientela.

gabriel ollarves dijo...

casi ningun servicio o producto esta aferrado a alguna trampa en la que caiga en consumidor, asi que a ellos no les conviene llenar el vaso al igual que a nosotros no nos conviene tener el baso lleno de hielo, claro este tipo de venta puede llevar un peso de ley como dice el editor, esta pidiendo un producto y le ofrecen otro, pero igual no va a tener ningun efecto porque a la final no va cambiar nada seguiran con su estafa de 75% hielo 25% liquido!!!

Gustavo Gelves dijo...

Exelente articulo!!
Felices Vacaciones :D (Y)

Oreana Moncada dijo...

muy buen artículo =)

maria garcia dijo...

exelente, pero en la mayoria de las tiendas al pedir una bebida la mitad es puro hielo..!!

Carlos L. Urbina dijo...

En tu articulo tienes toda la razón, es una practica común pero los consumidores no hacen nada, estas empresas no terminan de darse cuenta que dependen de nosotros los consumidores, sus clientes, caso parecido es el de Kepen, que ofrecen el servicio de Te, muy buenos pero, como digo yo, es el vaso de hielo mas caro que uno puede comprar, 22 bolívares (sale mejor comprar una bolsa de hielo en Bs 80 que cuatro vasos de hielo) por un enrome vaso de hielo y cuyo contenido de Te yo he hecho la prueba y en 3 largos sorbos me lo tomo. En una oportunidad hice el reclamo y pedí que le colocaran menos hielo, muy amablemente lo hicieron pero la cantidad de Te fue la misma por lo que el vaso no llego al 50% de contenido, luego reclame por Twitter la respuesta fue que tenían sus medidas standar. Si vamos a decir las cosas por nombre y apellido, Burguer King te permite que seas tu mismo quien se sirva las veces que quiera, poca gente se llegara a tomar mas de dos, el caso de Cinex, podríamos criticar otras cosas pero si no deseas hielo te sirven el mismo vaso totalmente lleno, para ellos el hielo no cuenta,cuenta complacer al cliente, alguien saldrá en defensa de los vendedores de hielo mezclado con Te y me dirán, estas mezclando Te en polvo con Te de hierbas, pues les digo, en el caso de una fenquicia de comida japonesa, Yakitory te sirven tu vaso con hielo y aparte te colocan la jarra con el te caliente que te vas sirviendo en tu vaso y alcanza para servirte dos a dos vasos y medio, otra opción te la da Migas que sirven el Te natural en proporción adecuada y ademas tienes la opción de un buen papelón con limón, difícil de encontrar en esta ciudad. Como decían nuestras abuelas, "el que trabaja con agua y azúcar, nunca pierde" Finalmente, comparando uno de estos Te naturales un kilo de Flor de Jamaica me cuesta muy caro Bs 80 el Kilo, lo he encontrado en la mitad y me da para casi dos meses preparando una jarra grande diaria,a una concentración mayor, unos dos limones por jarra y el hielo lo obtengo de mi congelador, si no quiero azúcar le sumo 12 bolsitas de edulcorante, ¿cuanto saldrá el costo de cada vaso?. La comodidad, se paga así como el servicio pero pagar tan alto precio por comprar un vaso de hielo,¿beneficio o estafa?

@curbinag

Mia dijo...

Lamentablemente los negocios de comida rápida en Venezuela han bajado su calidad, primero por la gran escasez de productos de calidad y segundo por la inflación que nos consume a todos, los comerciales buscan la manera de sacar el mejor provecho buscando no perder sus clientes pero no se percatan que ir en contra de su propio servicio lleva como consecuencia que clientes como el amigo compre su bebida en otro lugar, creo que si todos nos convertimos en voces criticas del servicio sin caer en los malos modales obligaremos a gerentes, coordinadores, y dueños a buscar mejores maneras de mantener su rentabilidad sin perjudicar al cliente los venezolanos nos caracterizamos por ser innovadores así que invito a todos a ser jueces de la calidad del servicio por los cuales pagamos.

Publicar un comentario en la entrada