Encuéntranos en Google+.

jueves, 12 de enero de 2012

Panamá: un deja vu



Continuando con la semana dedicada a Panamá, y una vez leído el primer artículo: Emprender en Panamá (puede acceder por medio de este enlace), se presenta una visión un poco más abierta sobre lo visualizado en la sociedad del istmo.

Panamá en los ultimos cinco años se ha convertido en un refugio para venezolanos, que buscan en el exterior tres elementos de los que carecemos actualmente: seguridad, tanto personal como jurídica, el acceso a la moneda extranjera y una inflación anual de solo un dígito, eso transmite una sensación de brillo a la economía panameña, sin incluir el boom de la construcción y los números de crecimiento experimentados por el istmo en el ultimo lustro.

Sin embargo, haciendo una observación un poco mas reposada, y habiendo pasado casi un mes, viviendo como un panameño de a pie más, usando transporte publico, caminando aceras (mas alla de los centros comerciales y las zonas turísticas), es fácil ver señales preocupantes en el futuro económico de Panamá, en los años por venir, y esta apreciación viene dada por la existencia de lineas tangentes con la historia reciente en Venezuela.

Como comentamos en el articulo anterior (emprender en Panama), el gobierno ha planteado dos áreas estratégicas para el desarrollo de su economía: el turismo y la ampliación del canal de Panamá.

El cobro de impuesto para las compras de los turistas en Panamá, le quitan todo interes a este país como destino para adquirir bienes, ya que sus precios no son competitivos en comparación con Colombia y/o Estados Unidos, tal vez, con el propósito de centrarse en el turismo de placer y obtener mayores dividendos, el gobierno a hecho este cambio, pero el mismo no favorece al turismo de compras, y por ello resta al plan de promoción turística. Igualmente, la creacion de mayores trabas para abrir cuentas bancarias, ligando estas a "combos financieros" (como la necesidad teórica de adquirir seguros de vida y tarjetas de crédito prepagos, que hacen a las tarifas bancarias mas cercanas a un hurto que a un servicio) poco atrayentes a quien desee tener una cuenta en el exterior, por lo cual, se terminará buscando naciones mas amigables para ello.

Continuando en este aspecto, Panamá esta creando la infraestructura para el turismo, pero el panameño, generalmente muy amable, trata de aprovecharse del turista, y cobra tarifas en servicios e incluso, en productos, con doble valor, para estos, por lo cual, la sensación de estafa luego de abandonar un taxi (que ademas, en una costumbre muy peculiar, se debe compartir con cuanto cliente quiera subir el taxi de turno), o un pésimo restaurante en zonas turísticas con precios de cinco estrellas, dejan un mal sabor de boca. Falta mucho, para crear la cultura del trato al turista, aunque el panameño de a pie, siempre fue muy amable con mis inquietudes de turista de mochila.

En los colectivos públicos (tanto, el Metrobus como los denominados Diablos Rojos) existen dos temas comunes: el aumento en la inseguridad (en cifras que dan envidia, pero que crean terror en un país, historicamemte no violento), y la percepcion de corrupción absoluta en el sistema político panameño, temas que eran comunes en la Venezuela de los ochenta.

Dos elementos adicionales llaman la atención por la similitud con nuestra historia reciente, tienen el principal motor de su economía (el canal de panamá), a cargo del gobierno nacional, desde el año 2000 (apenas unos 12 años), tiempo en el cual ha existido un boom en el sector construcción, con obras como el metro y el museo de la biodiversidad, esto fue exactamente igual en Caracas, dentro de los primeros 12 años desde la nacionalización de la industria petrolera (1975), donde en dicha década se inaguraron obras emblemáticas como el metro de Caracas, el Teatro Teresa Carreño y el Parque Central del Centro Simon Bolivar, mientras, que al mismo tiempo, y entre explosiones de modernidad, la ciudad también daba marcas de una pobreza en aumentosituación visible en Calidonia, y en especial, en San Miguelito, una zona de ciudad de Panamá, donde los servicios públicos no pueden entrar sin vigilancia armada por parte de la policía, so pena de ser robados, por lo cual, se puede apreciar una perdida de control por parte de la policía. Mientras, los números de su economía, son pujantes, la inflacion va en aumento (siendo aún baja), la sensación de inseguridad es un tema cada vez mas común, y la corrupción de los funcionarios públicos y su consecuente falta de confianza en los politicos actuales son ingredientes de un caldo de cultivo que ya experimento Venezuela, en 1989.

Por supuesto, esta serie de factores son recogidos de las diversas opiniones sondeadas en conversaciones en el transporte público, locales comerciales, grupos de inmigrantes, taxistas, en fin, de las personas que podemos llamar de a pie, ya que quien maneja un Jaguar o un Bmw, normalmente tiene una buena percepción de la economía del istmo y sobre su futuro.

Yo seré un poco más cauto sobre el futuro social/politico de Panamá (no económico), por supuesto, mi percepción es directamente influenciada por la experiencia reciente venezolana, y al ver los mismos ingredientes, es común esperar el mismo sabor, pero son chefs diferentes, y esperemos que mis apreciaciones de este segundo viaje al istmo, sean derivadas de un dicho muy popular en mi pais: "quien es picado por culebra, hasta a una ramita teme", y no que sea "un deja vu", de una experiencia ya vivida en Venezuela.

No olvidemos que la democracia panameña, es aun muy joven, y se debe mas a una intervención externa que a una decisión del pueblo, cuyo gusto por las figuras autoritarias parece ser importante.

Si desea emprender en Panamá, tome en consideración estos paralelismo y juzgue usted mismo, ya que cualquier emprendimiento debe visualizarlo para los próximos 5 años.


Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

4 comentarios:

Laura Carvajal dijo...

Hola Fernando, gracias por el articulo, por favor, la palabra apertura no es un verbo, así que aperturar no existe, se dice abrir cuentas porque se ingresa dinero. La otra perspectiva de Panamá es que los grandes negocios que se manejan en el país no son sólo la compra de mercancías que ha representado un problema gravísimo, en materia de tráfico de drogas, sino el cambio radical de este país a nivel financiero. El proyecto real, va enfocado a los jubilados de países como EEUU y Europa, el turismo, ser el centro financiero de America Latina y el canal de Panamá, donde los primeros interesados son los países asiáticos y quienes respaldan la feliz culminación del mismo. Panamá tendrá mucho futuro económico y ese es el deseo de los grandes inversionistas que están colocando su dinero allí.

Fernando Fuentes Pinzón dijo...

Gracias Laura por la observación sobre "aperturar", en Venezuela (específicamente en el sector bancario) se utiliza demasiado, pero no es correcto. Ya lo modifico.

No tengo duda del futuro turístico panameño (e incluso, recomiendo invertir en esa área), pero me preocupan los factores sociales que percibí (no los económicos, estoy seguro del crecimiento de Panamá en los próximos años, pero ya hemos vivido que eso no es suficiente), ya que en nuestra experiencia (Venezuela), entre los años 1991 y 1992, fuimos el país de mayor crecimiento en latinoamérica (más visto en la macroeconomía que en la microeconomía), pero aún así, hubo dos golpes de estado, porque no se tomaron en cuenta los malestares sociales, por ello, me preocupa que cometan nuestros mismos errores, pero, por supuesto, no tiene que ser así. Como estoy consciente de que mi visión esta directamente influenciada por la realidad reciente en mi país, recomiendo ir a conocerlo un poco más a profundidad ("juzgue usted mismo"), antes de decidir invertir, ya que cualquier inversión se debe calcular por lo próximos 5 años futuros (mínimos).

Y tienes razón, Panamá está tomando medidas oportunas para estimular la residencia de jubilados allí, desde un trato especial, hasta descuentos en compras diarias, ese es un detalle que pasé por alto.

En el transcurso de esta y la próxima semana, publicaremos entrevistas con personas de la comunidad asiática y venezolana en Panamá que están invirtiendo allí, y su visión sobre el futuro del país del istmo.

Felix R. james dijo...

hey cuando vayan a poner un negocio se les agradece que no venga desde su pais a explotarnos :D,asique paguen mas de 850 dolares

Eduardo Borges dijo...

Buena informacion sobre panama

Publicar un comentario en la entrada