Encuéntranos en Google+.

domingo, 22 de enero de 2012

La World War Web: O la guerra por el futuro de la red



En este momento, gracias a dos acciones iniciadas en los Estados Unidos, podemos comentar que estamos en presencia del inicio de una guerra (digital) mundial sobre el futuro de los contenidos y la internet, con bandos dificilmente reconciliables y con mucho poder de maniobra e influencia, por lo cual, predecir como será su desenlace es incierto hoy en día

Antes, ya existían batallas locales, como la de ThePirateBay en Suecia (2009), los juicios contra Taringa y Cuevana en Argentina (2011), la Ley Sinde en España (2011), entre otras. Pero, el desarrollo de la Ley SOPA (Stop Piracy Online Act, -para conocerla puede acceder por este enlace-) y el cierre policial (no judicial) de Megaupload (un sitio precursor al concepto de “la nube”, ya que permite al usuario subir archivos y compartirlos, teniéndolos almacenados en un servidor de la empresa y representaba el 4% de las visitas mundiales – según nota de prensa de la BBC-) .

Aunque no prospere el proyecto de ley norteamericana (fue transitoriamente retirado este viernes 20 de enero, no debe pensarse que no se intentará repetir en el corto tiempo), la guerra está dada, ya que las empresas de contenidos e innovación insistirán en crear mecanismos de coerción para salvaguardar mercados, en vez de tratar de atraer a ese mercado ilegal con menores precios (si a ver vamos, los costos asociados a distribución, duplicación y almacenamiento, bajan casi a precios irrisorios).

Sin embargo, se ha hecho ver en los medios que la batalla enfrenta al Derecho de Autor (Copyright) con el Derecho a la Libre Comunicación, nada más alejado de la verdad, ya que ambos bandos coinciden en la necesidad de proteger los derechos intelectuales (por ejemplo, Youtube empresa perteneciente a Google, retira las obras que violen derechos de autor, a partir de un procedimiento interno muy sencillo), mientras Wikipedia, exige colocar la paternidad o la fuente de donde se toman algunas informaciones publicadas dentro de sus artículos (eso es protección al autor). Y ninguno, duda de la importancia de la Libertad Comunicacional.

El problema está planteado con respecto a la Responsabilidad en estas violaciones, un bando dice que deben ser las empresas que permiten intercambiar cualquier tipo de enlace, y aquí vamos desde Blogger, Wordpress, páginas con posibilidad de comentarios, facebook, twitter y un largo etc, serían considerados cómplices de estos actos (como si el que crea la tecnologia fuera culpable por el modo de usarla de las personas), tambien, considera este bando, que las empresas proveedoras del servicio de internet (si, su operador nacional tambien sería responsable), son igualmente cómplices en el delito, por permitir acceder a la tecnologia a sus usuarios, por lo cual, para evitar esto, deben crear filtros (y aqui el riesgo de censura previa) para analizar el uso de sus clientes (es decir, fin de la privacidad y de la velocidad en la web). Esto, la responsabilidad en la violación es la discusión principal, no lo es la libertad (aunque sí la privacidad) ni la extinción al sistema de derecho de autor actual, como algunos parecen creer. Como último punto, el bando que propuso esta Ley, igualmente considera que se debe sancionar duramente a los infractores, y para ello, apuesta por multas y carcel.

Este bando que reune a compañias tradicionales (CNN) junto a tecnológícas (Apple), busca obligar al otro bando a convertise en sus cuidadores de derechos, esto es como si el Estado nos obligara a actuar policialmente si vemos cometer un delito, y si no lo hacemos, multa y carcel para nosotros (cuando quien comete el delito, posiblemente quede impune). Es normal este rechazo de parte de todas las empresas tecnológicas más representativas del llamado “2.0”, pero ninguna de estas está defendiendo al usuario en su libertad (aunque suena en el discurso muy bonito), como algunos pregonan por allí, simplemente, no aceptan que puedan ser multadas o condenadas penalmente, y por ello, su negación absoluta a las formas que estaban propuestas en el proyecto de ley llamado SOPA.

En 1984, y haciendo un homenaje a la novela futurista de Orwell, Apple mostró un video donde destruia una pantalla de un Estado opresivo. Hoy, Apple está en la pantalla, en un giro brusco con respecto a su visión del mercado de internet, con la diferencia que no somos espectadores pasivos, sino con intereses, por lo cual, tal vez mas de uno se sume a eso de tirar martillos contra el monitor (para ver la publicidad a la que estoy haciendo referencia, puede acceder a este enlace).

En algo coinciden ambos bandos: los derechos intelectuales tienen que ser respetados, pero la diferencia, es en el cómo, un grupo dice que a traves de la fuerza policial, abogados, tribunales, patentes, entre otros medios coercitivos o a traves del mercado, como defiende el otro bando, ofreciendo mejores bienes, tecnologías, servicios y a precios más accesible (si es que nulos, para el consumidor y/o usuario).

Ambos tiene razón en sus principios, pero discrepo de soluciones como las leyes penales y la coerción policial para eliminar las conductas violatorias al derecho de autor en internet, salvo que exista un claro aprovechamiento comercial directo, ejemplo: Megaupload.

En este caso, la página que ha sido bloqueada (o suspendida) ocupa el 4% del tráfico en internet (según la BBC), Megaupload, ha sido uno de los primeros ejemplos de lo que pasará con estos proyectos de ley si fueran aprobados: un Estado policial, y un internet con miedo a las sanciones.

A pesar de estar de acuerdo con el cierre de Megaupload (no lo estoy con la forma policial, sino con la judicial, luego de ser condenado, y esto aún no ha pasado), ya que su mayor tráfico de usuarios diarios no se daba por archivos legales, sino precisamente, por el intercambio de los considerados ilegales, recuerdese que esta ofrecia el servicio freemiun (gratis pero limitado) y casi siempre terminaban accediendo a una cuenta premium (con costo mensual), sin embargo, esto que ha sucedido (repito, defenestración policial, porque aún falta que un tribunal los condene), es la tan humana historia repetida de cortar una cabeza y mostrarla, para generar miedo. Estoy seguro, que esto más que causar pavor, generará mucho mas rechazo, siendo el “hackeo” de algunas empresas, las primeras victimas de la revancha digital de algunos usuarios (siendo “Anonymous”, sólo uno de los grupos más notorios). Como decia Talleyrand a Napoleón: “Las bayonetas sirven para todo, menos para sentarse en ellas”.

Ha comenzado la batalla digital por el futuro del internet (garrote vs mercado), quien gane, será quien escriba la historia de los próximos cincuenta años, con un tercer factor en juego: nosotros, los usuarios (¿seremos pasivos o ayudaremos a algún bando?, muy pronto para saberlo).
Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada