Encuéntranos en Google+.

martes, 6 de diciembre de 2011

Gratis no trabajo o el periodismo 2.0



Dedicado a Fabianita

Un curioso hashtag que he visto insistentemente en estos días por parte de los twitteros periodistas españoles dice muy lógicamente “#gratisnotrabajo”, y me obliga a replantear un poco el modelo actual de producción de contenidos, medios digitales y modelos de negocios.

Sin embargo, resulta algo curioso, que el #hashtag se haga a traves de una red social, que no cobra ni paga por su uso, y suponiendo, que los ingenieros detras de Twitter tambien quieran cobrar, como algo natural, me abstengo de usarla para evitar la explotación que seguramente le estan haciendo a estos empleados, así que decido comentarlo en mi otra red social: Facebook, que tampoco me cobra (ni me paga por cada foto o comentario que subo a su red), pero uno sospecha que debe estar ganando muy bien, ya que la publicidad online parece ir subiendo en las redes sociales (en detrimiento de otros medios).

Mientras hago estas reflexiones, las voy escribiendo en mi Writer de OpenOffice, por el cual no me han cobrado nada y reflexiono que los ingenieros o entusiastas detras de este sistema deben estar pidiendo unas monedas en el metro, mientras que programan a traves de un carton mojado (obviamente, no pueden costear una pc, ni mucho menos una tableta).

Como tanta gente está haciendo cosas sin cobrar, y ser esto tan irreal, decido hacer una búsqueda en Google (que tampoco cobra) por medio de mi Firefox (desarrollado gratuitamente), para encontrar el término Gratuidad en Wikipedia (que tampoco paga a sus escritores), pero me es insuficiente, y decido observar unos documentales durísimos contra el sistema que permite compartir contenidos sin un cobro justo, que se publicaron en Youtube (ironicamente, gratis), por parte del usuario #notrabajogratis.

Dejando de lado los ejemplos más evidentes (Linux y Ubuntu), simplemente los tiempos están cambiando aceleradamente los modelos de negocios, y la creación de contenidos no escapan de esta transformación.

Para que al público le interese “comprar” acceso a su opinión debe tener un grupo de personas interesadas, y eso no se consigue sino por medio del libre acceso a la misma, hasta que tenga una reputación suficientemente consolidada para solicitar un pago para acceder (sistema empleados por algunos de los periódicos más importantes del globo), o bien, buscando empresas interesadas en publicar en sus páginas (publicidad tradicional), creando contenidos a la carta (pago por artículo, según sea publireportaje o noticioso) o por medio de donaciones con el proyecto por parte de sus usuarios (como Wikipedia).

Cuando usted publica en una página consolidada, ésta le presta el servicio de acceso a su vasto (o pequeño) publico lector (o asiduo), por ende, puede verlo como una simbiosis, la revista mantiene publicaciones actualizadas, y usted va consiguiendo nuevos lectores.

Imagínese como si en las ligas infantiles un niño de 8 años le pregunta al coach: “muy bien, yo juego de segunda base, pero ¿cuanto me pagará?”, obviamente, esta naciente estrella beisbolera se quedará sin duda en el banco de reservas. No pasa igual con aquel que es contratado para su entrenamiento en un equipo AAA para pasar a Grandes Ligas. Pero todo nace, con la observación de sus habilidades que se desarrollan paulatinamente haciendo lo que le gusta, hasta que es “descubierto” por alguien.

Si esto de trabajar por la oportunidad que le da otro de acceder a su público (el cual se ha ganado a pulso con el tiempo y trabajo constante), puede usted intentar crear un blog (tiene dos herramientas gratuitas -ironía aparte- Blogger y/o Wordpress), conseguir un nicho de mercado y empezar desde cero, tal vez, para el 2020 (sin invertir en publicidad), tenga suficiente público para ganar algo, o utilizar un elevador como un sitio consolidado. Por cierto, a los periodista que entrevistan, ¿Cuanto les pagan a la persona que es entrevistada?, ¿Nada?, y entonces, ¿por qué compartir el conocimiento?, seguramente, el médico, abogado o analista entrevistado tambien debe estar de acuerdo con #notrabajogratis.

Fíjense que a pesar de ser una terrible realidad inicial, no lo es en el mediano plazo, donde puedan ofrecer sus producciones a varios sitios, que ya le conocen, de forma exclusiva por un tiempo y un costo específico. O empezar el suyo propio, dejando de lado al intermediario que permitió que usted fuera conocido.

En Venezuela, Alberto Federico Ravell (lapatilla.com) y Nelson Bocaranda (runrun.es), no sólo lo han hecho, sino que por la publicidad que se puede apreciar en sus sitios respectivos, han sido exitosos. Pero, luego de más de 30 años de esfuerzo, para conseguir un público que le interese lo que tengan que decir, mientras los demas periodistas (o creadores de contenidos) pueden seguir trabajando freelance en sitios web, cuyo esfuerzo gratuito inicial ayude a consolidar su existencia, y por supuesto, su rentabilización por medio de la colocación de la publicidad local.

Una vez el sitio tenga rentas o beneficios, es totalmente adecuado empezar a exigir una suma económica. Por ejemplo, en nuestra página web (emprendovenezuela.net) tenemos tres categorías de escritores: la redacción (escritos por mi persona), los colaboradores (aquellos que voluntariamente envían artículos para su evaluación, edición y su posible publicación) y las firmas (autores exclusivos, seleccionados entre los colaboradores que recibiran un pago, estimado en moneda local y a cambio oficial vigente según parametros de 5 a 10 dolares por artículo, por un periodo de exclusividad – y sólo, luego de pasado este-), pero esta última categoria, depende directamente de la posibilidad de monetizar la iniciativa, en caso de no conseguir esponsor, no sería posible esta opción, hasta el primer pago recibido por publicidad colocada. Si desea conocer la propuesta, puede acceder a ella por este enlace.

El sistema de Google Adsense, no es un medio para mantener ninguna publicación, su sistema de pago es algo así como trabajar 40 horas semanales para recibir el pago de 1 sola. Si quiere conocer un poco más de la forma de pago de este sistema, le invito a leer este enlace.

Por ello, es importante apoyar y formar parte en la consolidación de los nuevos medios digitales, para crear más opciones de trabajo, mejores contratos publicitarios, mayor número de lectores y mejores pagos a sus escritores, y si esto no se llega a materializar, pues independizarse con el público nuevo conseguido. Mientras, trabaje donde consiga, como le toca al médico, ingeniero, abogado, carpintero, fotografo, entre otras profesiones u oficios en sus inicios.

Suerte periodistas, y bienvenidos a la internet 2.0

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

Postdata: Adjunto tres enlaces a los artículos que han reflejado la situación española del “#notrabajogratis”, recomiendo a todo periodista o pichón de uno, que los lea.

1 comentarios:

SPOTWEB TELEVISION dijo...

Muy interesante tu comentario,
Estoy de acuerdo, yo agregaría al concepto los términos de Prostitución de la profesión o Prostitución del Periodismo. Cualquiera dice ser periodista en el mundo digital, sin importar si realmente estudiastes o no eso, ni siquiera las marcas verifican tu cualidad profesional, las culpables de la publicidad gratis Muchos en el medio digital se acercan por lo gratis, buscando ese estrellato para algún día cobrar, si tuvieran que pagar cambiaría el panorama. y el futuro ???? gratis para todos .... y entonces? de que vivimos?

Publicar un comentario en la entrada