Encuéntranos en Google+.

miércoles, 12 de octubre de 2011

¿Es iforex una estafa?



Para los ingenuos 2.0

La respuesta corta es: Sí y No.

Empezamos por explicar las causas del no.

Antes de seguir, hay que aclarar que el negocio del Forex (Foreing Exhanse), es real y legal, y consiste en jugar (especular) con las diversas monedas nacionales, juego, tan riesgoso como jugar a la ruleta rusa con 5/6 balas cargadas, es decir, tienes las probabilidades en contra, eso es importante aclararlo. Es decir, si no necesitas ese dinero, es una interesante oportunidad de inversión. Ahora, la empresa Iforex, es una operadora de este mercado (no la única).

Iforex como empresa, no es una empresa fantasma, ya que está constituida desde 1996 (según su página web), y con una apreciable inversión (diseño, contenidos, pagina web y publicidad en linea), por lo cual, estafa burda, no lo es.   

Ahora, vamos a explicar el porque sí puede ser considerado una estafa.

Es la publicidad. 


En ella, se ven testimoniales, donde con una inversión de apenas 100 dolares, personas han logrado obtener unos 7.000 dolares, en apenas unos meses. Anteriormente, su publicidad hacia referencia a semanas y montos superiores, con iguales inversiones (100 a 200 dolares).

Esto evidentemente, no es cierto. Aúnque logres beneficios en el Forex, los mismos tienen rendimientos discretos y altamente volátiles  (la publicidad de iforex, asegura un aumento del 100% de lo invertido, todos los meses, sin ningún tipo de riesgo, lo cual, es total y absolutamente falso).

Es posible, que incluso, 1 de cada 10.000 clientes pueda obtener un beneficio al año, digamos, del 1000 por ciento (serían 2 mil dolares al año por cada 200 dolares invertidos, siempre y cuando, se mantenga la tasa de crecimiento mensual en 100%, ya altísimamente improbable). Sin embargo, eso implicaria, que la empresa trabaja de gratis (cosa que tampoco es cierto).  

Estamos en presencia de otra publicidad engañosa, igual o incluso peor que la de Natalia Alvarez, la llenadora de encuestas en línea,  la promesa inicial, es fraudulenta, y por ende, una estafa, desde el punto de vista del consumidor.

En la era de la internet 2.0 (y el marketing3.0), no es poca cosa el uso de publicidad engañosa, ya que puede, en un primer momento impactar y lograr un número de clientes atraidos por la promesa insincera, y luego, ir provocando la ira de estos que se siente engañados, manifestando su disgusto con la empresa en toda red social a la que tengan acceso, generandose una onda expansiva, en contra y afectando la reputación online (y offline) de la empresa. Todo ello, con efectos negativos en la posibilidad de obtener nuevos clientes. 


Y todo empezó, con un poquito de publicidad engañosa.  


Fernando Fuentes Pinzón
Twitter: @emprendovzla

70 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada