Encuéntranos en Google+.

domingo, 9 de agosto de 2015

Sustentabilidad y los productos de consumo



Cuando se habla de productos de consumo masivo y de sustentabilidad, algunas personas piensan que es hablar de tortas de chocolate frente a quien intenta hacer dieta, pero nada más alejado de la verdad, en ambos sentidos, ni la torta de chocolate es mala para el peso (si se controla el consumo y se usan materiales con menos efectos sobre el mismo), como los productos de consumo masivo tampoco tienen que ser malos para el medio ambiente (siempre y cuando se vayan empleando materiales biodegradables y se ahorre en su producción), pero en ambos casos es necesario transformarlos, mejorarlos y comercializarlos. 

Si la persona sigue prefiriendo la comida que le hace daño, teniendo la opción de otras, hay que convencerla que lo saludable es lo segundo. Lo mismo con los productos de consumo masivo, mientras las empresas vayan creando nuevos productos para reducir su propio impacto ambiental o adaptando los actuales para lograr este propósito, va de la mano de darle a conocer al consumidor su obligación con la sustentación del planeta. 

El enemigo de la sustentabilidad no son los productos de consumo masivo, sino su uso posterior y los costos en materia prima y energía gastados en la producción de estos. El enemigo de lo sustentable es el desperdicio en general, tanto de materiales de difícil o lenta absorción por el medio ambiente como el de los recursos necesarios para la producción del bien. 

Por eso, cuando empresas como P&G ofrecen productos con mejoras técnicas, con cumplimiento de políticas para asegurar el sustento de la producción relacionada a la materia prima de sus productos, al ahorro en su envoltorio, a su menor consumo energético, en fin a volcar su potencial innovador en no solo dar un producto de calidad, sino uno que no sacrifique el ambiente en aras de beneficios transitorios, nos encontramos con empresas que logran combinar el consumo masivo con la defensa del medio ambiente. 

Necesitamos más empresas y consumidores conscientes que logren entender que la producción masiva no es un concepto contrario a la sustentación del planeta, sino que la falta de innovación, la búsqueda errada de beneficios a corto plazo y en muchos casos, el uso de declaraciones falsas, sí son contrarios al medio ambiente y a la final, a toda la humanidad. 

Haz el cambio y apoya a los que lo hacen, para lograr reducir tu huella ambiental y asegurar que tus hijos reciban un planeta sano.  

Este artículo fue patrocinado por P&G, pero lo publicado son exclusivamente mis opiniones personales. 

Fernando Fuentes Pinzón
www.emprendovenezuela.net
@emprendovlza



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada