Encuéntranos en Google+.

domingo, 18 de enero de 2015

La Responsabilidad Social y el Cambio Climático



También puede titularse esta entrada como: ¿qué debo hacer para evitar el cambio climático?, que este nos afecta a todos es evidente: desde incendios incontrolados, calores mayores a los acostumbrados, aumento del nivel de agua, menor cantidad de tierra fértil, reducción de los glaciares y un largo etc. 

Esta situación fue determinante para que los Estados crearan el famoso Protocolo de Kyoto, un acuerdo para implementar prácticas que permitiesen desacelerar el cambio climático o incluso, revertirlo, empezando por reducir rápidamente la emisión de los gases de efecto invernadero como medida de urgencia destinada a ralentizar el cambio climático. 

Hoy, en pleno 2015 sufrimos las consecuencias del poco acatamiento a dicho Protocolo y vivimos en tiempo real el efecto invernadero con su respectivo aumento de la temperatura en todos los rincones de la tierra, por eso, entender que la única forma de reducir esto es HACIENDO, pero no solo por parte de los Estados sino que se debe incluir a las empresas (empezando con las más grandes) y las personas como consumidoras y clientes de estas. 

Sin embargo, esa frase queda muy abierta (la de "hacer") y se termina convirtiendo en una obligación meramente moral y nada más, algo lejos de ser efectivo, por eso, a nivel mundial, se han creado distintos mecanismos para medir estas contribuciones, pero lo mejor es lo que PODEMOS hacer nosotros como ciudadanos (para obligar al Estado) y como clientes (para obligar a las empresas) es: 

  1. Comprar a empresas con claras políticas ecológicas o aquellas que eviten el cambio climático;
  2. Mejorar nuestros hábitos energéticos (preferir energía limpia sobre el carbón o el petroleo);
  3. Apoyar la causa de un medio sustentable, es decir, usar y dejar un mundo mejor que el que recibimos

Antes de continuar, te hago un pequeño resumen del efecto invernadero y sus consecuencias, y la mejor manera es por medio de un gráfico: 



Es decir, que una parte del calor queda dentro de la atmósfera, no sale y eso es igual a cocinar con vapor, es decir, aumenta la temperatura porque tienes dos vías de acceso al calor: por la acción directa del fuego y por la circulación de aire caliente (vapor) dentro del recipiente. 

Pero la emisión de gases con efecto invernadero también tiene otras consecuencias que viven actualmente algunas ciudades altamente contaminadas: 



Decirlo abiertamente, tampoco logra nada, salvo que estemos claro con respecto a cuales gases producen el efecto invernadero: Dióxido de Carbono, Metano, entre otros  



Y como se producen estos gases, es necesario conocer para poder empezar a tomar los pasos necesarios para reducir nuestro impacto en el mundo:  


Por eso, si queremos realmente ayudar a evitar la aceleración en el cambio climático, con la afectación a toda forma de vida conocida actualmente, debemos a presionar, reconocer y apoyar a los Estados, las empresas y los emprendedores que tenga unas claras y prácticas políticas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, de forma inmediata

Un mundo mejor es posible, pero tiene que hacerse el cambio desde hoy: 



Este artículo fue patrocinado por P&G, pero lo publicado son exclusivamente mis opiniones personales. 

Fernando Fuentes Pinzón. 
www.emprendovenezuela.net
@emprendovzla


1 comentarios:

Carmen Logreira dijo...

Que bueno que P&G se preocupe por el ambiente

Publicar un comentario en la entrada