Encuéntranos en Google+.

jueves, 9 de octubre de 2014

Las funciones administrativas o gerenciales en un emprendedor




El emprendedor y el administrador o gerente, tienen muchas funciones en común, con la salvedad de tener muchas más funciones el primero, sobre todo en etapas iniciales del emprendimiento, donde se requerirá mucho de una administración flexible o lo que es igual, deberá cumplir funciones no administrativas, que implicará desde la compra de materia prima, el procesamiento, la venta e incluso, en algunos casos la distribución.  

Hace décadas la doctrina administrativa era unánime en cuanto al propósito de un gerente, el cual entendían como: lograr armonizar los esfuerzos individuales pertenecientes a una organización y/o segmento de la misma, y conseguir objetivos planteados anteriormente, por medio de una coordinación, y con controles que permitan comprobar el cumplimiento de las funciones asignadas a un personal. Posteriormente se ha incluido la función de dirigir, que implica involucrarse más con el recurso humano bajo su cargo, y lograr motivarlos al logro de los objetivos. 

Si bien, todos estos forman parte de las funciones de un emprendimiento en la actualidad, se deben explicar un poco para entender la dimensión de cada una de estas atribuciones: 

1. Planificación: 

Puede entenderse como el primer paso para llevar a la práctica la visión del dueño de la empresa o del emprendimiento, y por ello, requiere de tener claro las metas u objetivos generales o centrales, que luego podrá el gerente (o el emprendedor), dividir en propuestas de corto, mediano y largo plazo, con pasos concretos y responsables de cada uno de ellos. Es menester la claridad de propósito, para que la planificación sea relevante, además de clasificar la importancia o trascendencia de cada uno de las acciones a ejecutar, ya que ocupara una parte de los limitados recursos empresariales o del emprendimiento.    

2. Coordinación:

También conocida como función de "organización", significa "bajar" o llevar las metas, objetivos y estrategias determinadas en la planificación, hacia los responsables de su ejecución, sin embargo, esto en una empresa iniciando o en un emprendimiento, implicará crear estructuras jerárquicas (sistema tradicional) o colegiadas, para la toma de decisiones tácticas, más los procedimientos que se deben rellenar para informar de los avances al gerente, propietario o emprendedor, o los procedimientos que permitan el normal desenvolvimiento de los empleados. Esto significa explicar claramente cuatro aspectos:  A. Lo que puede hacer, B. Lo que debe hacer, C. Lo que se espera que logre, y D. Lo que no se le permitirá hacer, para que no exista la perversa inamovilidad por falta de claridad en sus funciones del personal supervisado. 

3. Control: 

Es determinar procedimientos con los cuales serán evaluados en el efectivo cumplimiento de lo esperado (u objetivos) los responsables de la ejecución de la planificación, según lo acordado en la coordinación. 

Anteriormente se consideraba que esta era la función de un "jefe", aunque hoy sigue siendo imprescindible para evaluar y corregir el desarrollo del plan, se considera que el mismo debe servir para reforzar lo bueno y corregir lo malo, por medio de la explicación y no del amedrentamiento o temor por la pérdida posible del empleo. 

Hoy, algunas tendencias gerenciales dan un sistema de "autocontrol" a divisiones internas, y son evaluadas solos por sus metas o logros, sin embargo, aún así se les está evaluando en su resultado, aunque no en sus procesos, por lo cual, la función de control sigue vigente, aunque dosificada. 

4. Dirección: 

Esta función abarca la armonización del personal, lo que implica la motivación del mismo, la orientación y la comunicación (bidireccional), para lograr crear un ambiente que invite al cumplimiento de los objetivos.

Este aspecto sigue siendo la diferencia entre los gerentes buenos y los excepcionales, lograr crear vínculos afectivos que permitan cumplir de forma más eficiente con lo planificado, es la excelencia en la administración o gerencia, sea un emprendimiento o una empresa ya consolidada. 

Lo más complicado en el caso de un emprendedor inicial, es que se deben lograr acuerdos si se trabaja en equipo, para cumplir con cada una de estas funciones básicas, de tal manera que sólo uno sea el encargado de aplicarlas a nivel superior o gerencial.

Mientras, si se es "autoempleado" o emprendedor solo, aplicar sobre uno mismos estas funciones requerirá una autodisciplina máxima y el plasmar cada evento en un diario o cuaderno escrito para recordar que acción significa cual función.  

Si lograr hacerlo, irá con un camino mucho más seguro para lograr sostener su emprendimiento en el tiempo.  


Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla



1 comentarios:

Edward dijo...

interesante y positiva lectura

Publicar un comentario en la entrada