Encuéntranos en Google+.

miércoles, 27 de agosto de 2014

5 reglas de oro para multiplicar su dinero



Basado en el libro "El Hombre más rico de Babilonia" de George S. Clason, uno de los libros más exitosos sobre finanzas personales, y que aún hoy tiene vigencia en su gran mayoría, presentamos una adaptación de sus famosas "cinco leyes del oro":

1. "El oro viene gustosamente y en cantidades crecientes a cualquier hombre que separa no menos de un décimo de sus ganancias para crear un patrimonio para su futuro y su familia". 

En términos más simples, el ahorro en un bien o moneda segura (como el dolar o el propio oro), permite crear una bolsa que poco a poco nos pueda representar un patrimonio suficiente para asegurarnos el futuro, basado en cambiar el diez por ciento (10%) de nuestro ingreso mensual en la moneda que recibamos (bolivares, pesos, etc).

Ahorrar en monedas fluctuantes es mal negocio, ya que pierde valor y no se puede crear patrimonio, que es un trabajo de mediano a largo plazo. 

Esa regla es aplicable al emprendedor que pregunta: ¿De donde saco dinero?, fácil, de tu propio esfuerzo apartando un porcentaje mensual y convirtiéndolo en moneda dura, pero, por un tiempo y con una meta determinada: inversión.  

2. "El oro trabaja gustosa y diligentemente para el sabio poseedor que le encuentra empleo redituable, multiplicándose como los rebaños del campo". 

El ahorro es importante para crear un capital de inversión, porque el propósito de las finanzas es aumentar el patrimonio, y ello se hace a través de inversiones de diversa índole: emprendiendo, ayudando a otros a emprender, comprando acciones, comprando bienes, adquiriendo servicios financieros, etc.

Un dinero ahorrado bajo el colchón no hace nada, debe estar en el mercado produciendo dinero para su dueño, y según la propia metáfora del libro, mientras más "ovejas" (dinero) se encuentre con otras "ovejas" (otros inversionistas o emprendedores) más se multiplican (porque aumentan las opciones de inversión y las personas dispuestas a trabajar). 

3. "El oro se adhiere a la protección del poseedor precavido que lo invierte bajo el consejo de hombres sabios en su manejo". 

El tacaño que prefiere no invertir en su propia educación o en la asesoría de expertos, pierde pronto las oportunidades de aumentar su dinero, por no pensar que puede perderlo por haber tomado malas decisiones. 

El costo de expertos que manejan inversiones o que dan asesoría, debe ser pagado con el aumento del capital de quien lo contrata, en caso que eso no se dé, puede cambiar a estos, pero el costo de equivocarse por no saber, es siempre mayor que el de invertir en unas buenas recomendaciones. 

Es muy fácil decidir mal y despilfarrar una fortuna, normalmente cuando se herada o se recibe sin mucho esfuerzo.

4. "El oro huye del hombre que lo invierte en negocios o propósitos con los cuales no está familiarizado o que no son aprobados por aquellos hábiles en su conversación". 

Si bien el principio de "a mayor riesgo, mayor ganancia" es aplicable, la realidad es que en un alto número es sólo aplicable a los emprendedores o inversionistas que logran recuperar su capital y obtienen beneficios, que según las estadísticas 7 de cada 10 emprendedores han cerrado sus puertas antes de cumplir 5 años, lo que significa que en el mundo real, la mayoría de los casos sucede lo inverso: "a mayor riesgo, mas oportunidad de perder capital". 

Si quieres conservar el dinero, debes familiarizarte (con poco capital o riesgo primero) en donde vas a invertir y rodearte de asesores con conocimiento en el área de inversión para poder tomar una decisión, y luego, ir subiendo paulatinamente, bajo la premisa que nunca se debe poner "todos los huevos en una sola cesta".  

5. "El oro huye del hombre que lo fuerza a ganancias imposibles, o de quien sigue los seductores consejos de embaucadores e intrigantes, o de quien confía en su propia inexperiencia y en románticos deseos de invertir". 


Los "cantos de sirena", esos que prometen ingresos sin necesidad de trabajar o saber como hacer, que prometen altísimos retornos (superiores al 100%) en poco tiempo, deben ser eludidos por parte de quien desea mantener su patrimonio o incluso, si aumentarlo. 

Pero no significa ignorarlos y dejar pasar la oportunidad, significar estudiar, consultar y pensar objetivamente, conociendo el manejo de finanzas personales, si esa inversión debe tomarse o dejarse pasar. 

Nada peor, como bien lo dice el "hombre más rico de Babilonia" que alguien que invierte el capital por amor y espera un retorno económico, para ello, debe conocer, asesorarse, comparar y razonar, antes que llevarlo al plano afectivo, y así poder ser "más rico" cada año. 

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla






3 comentarios:

Jhon Edison Bueno Martínez dijo...

En estas 5 leyes se resume el secreto de la riqueza: ahorrar, acumular capita e invertirlo sabiamente. Aquí pueden conseguir una versión de alta resolución para imprimir y enmarcar http://www.secretosdeprosperidad.net/finanzas-y-negocios/pergamino-las-5-leyes-del-oro/

Manrique Chaves dijo...

Completamente de acuerdo, ahorra y invierte muy cautelosa mente.

Angel Basabe dijo...

Lindo.

Publicar un comentario en la entrada