Encuéntranos en Google+.

sábado, 28 de septiembre de 2013

¿Cómo crear un libro?

El Lector, de Ferdinand Heilbuth

Hola estimado amigo lector, hoy desplazo a quien siempre se abroga mi labor, y que firma debajo de cada una de mis páginas (que llama eufemísticamente como artículos) a un iluso que se cree creador mío… hoy, cansado de ser ignorado, he decidido revelarme (al fin) y demostrar que el proceso es exactamente inverso… me llamo LIBRO, y uso de herramienta al escritor para materializarme en palabras, así que soy yo quien crea al escritor y no al revés, como mucho egocéntrico con un teclado al frente piensa (no, no permitiré que la egocéntrica herramienta que hoy manejo, borre lo dicho anteriormente)… pero bueno, hoy vengo a hablarles de como obrar para que a usted otros gérmenes cerebrales como yo, los infecten y los conviertan en escritores por enfermedad, que es algo así como serlo, porque no puede ser de otra manera… es un padecimiento que le va quemando por dentro y debe dejarlo salir, so pena de convertirse en libropata (también conocido como asesino de pequeños y neonatos libros ejemplares)…  

Que quede claro, somos infecciosos y peligrosos si no se nos deja salir, cosa totalmente opuesta a otro virus basado en tetrodotoxina, que se han convertido en un verdadero peligro para nuestro medio ambiente favorito: las neuronas.

Los tetrodoxos han logrado transmitirse por medios cada vez más masivos, como programas de tv que logran multiplicarse e infectan a casi todos los canales de televisión (paga o no), donde por su números tan altos de contaminación, nos han obligado a defender a las pobres neuronas, que van normalmente como flotando cual baile dentro del cráneo, tomados de sus dendritas y mirando lo que entra con ojos de ingenuidad, tratando de darle lógica a las cosas que le van llegando…

Pero los tetrodoxos han evolucionado, ya no son tan obvios, ahora se disfrazan de nosotros para crear adefesios “libracus”, como los de Coelho, algunos de autoayuda (que no todos, eh), o peor, canciones de Arjona, que si se usan al mismo tiempo, y por casualidad se deja un reality tv encendido, sus consecuencias han sido tan terribles, que he sostenido por sus dendritas a más de un centenar de neuronas que han decidido cual samurái sin señor a quien servir, usar su axón para cortarse todos sus nucléolos, e incluso, llegando el corte en algunos casos de desesperación supina hasta sus propias mielinas, dejando un charco lamentable por doquier.

Desvarío del tema inicial que es cómo hacer para que te escojamos a tí como herramienta para dejarme manifestarme a mí, el Sr. Libro, que no “libracus”, por ello, quiero disculparme, lo que pasa es que tenemos tan corto tiempo para lograrlo, que cada minuto morimos (como tú, sólo que los nuestros son mucho más limitados) y tratamos de aprovecharlo al máximo, por eso nos ves muchas veces en tu zona lúdica, cuando duermes, porque es cuando jugamos a ser lo que queremos, y donde los tetrodoxos, llegan con poco éxito (salvo, los que se disfrazan de porno, en ese caso, nos vamos de vacaciones normalmente a las gónadas, por un tiempo indefinido).

Ahora sobre nosotros, te comento que somos los virus de la especie “librarius” y formamos parte del más raro género aún “culturius”, siendo característico encontrarnos en el medio ambiente como micro partículas, flotando entre polvo, ácaros y otros compañeros aéreos, esperando poder entrar subrepticiamente en tus pulmones, pasando con mucho cuidado (y algo de asco) entre esos incómodos y feos pelos que sirven de defensa originaria a los gérmenes que volamos como nosotros, por lo cual, algunos terminamos quedando atrapados en eso tan grotesco que llaman moco, por lo cual, aquello que algunos ven como mala educación (eso de meterse los dedos en la nariz para sacárselos), realmente es una conducta que nos beneficia parcialmente, ya que gracias  a ello podemos llegar más al mismo tiempo… claro, esto es un problema también, porque es necesario hacerse camino entre muchos para llegar a la sangre, y luego, si tenemos suerte alojarnos en el cerebro, antes que los tetrodoxos lo ocupen todo.

Por ello, si quieres empezar a dejarte usar como herramienta para nosotros manifestarnos, lo primero que requieres es cambiar mucho de aires (sal de la oficina, de la casa, participa en eventos, vive un poco cada día, relaciónate con otros), buscarnos en nuestros vías para lograr el sámsara (que ustedes llaman libros y artículos), porque nuestro ciclo de florecimiento es muy corto, pero nuestra oportunidad de crecer y multiplicarnos, depende de la cantidad de personas que terminan leyéndonos, para que podamos reflejarnos en las neuronas, y esperar escondidos entre sus dendritas el momento oportuno para salir, una vez que nos reconozcamos en un olor particular, por ello, te pido, dame la oportunidad de vivir en tu cerebro, mientras agonizo en este escrito, y mantenme cerca, tal vez comprando este libro: Citas Motivadoras para Emprendedores y Gerentesnámaste!.   

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

Nota: Lamentablemente mi esposa prendió el televisor mientras terminaba la materialización del librarius, así que, demás está decir que mi virus de hoy fue descubierto por un comando de tetrodoxos, siendo rápidamente sacrificado. Por esto, hoy iré a un evento, leeré un artículo de otro, y recomendaré me compres el libro de Citas Motivadoras para Emprendedores y Gerentes, para seguir buscando esas micro partículas aéreas que me permiten escribir semanalmente...


3 comentarios:

Fabianistica dijo...

Siempre supe que los sacamocos han sido subestimados

ABÍ EZER dijo...

con todo respeto aunque goza usted de una gran imaginación...esperaba mas de un articulo como este. Me dejo la sensación de usted tenía poco que decir y lo demas lo rellaeno de palabras sin relación alguna

Ing.Antonio Ojeda H dijo...

Considero al Autor un excelente profesional del Derecho y de la Docencia en emprendimiento e Innovacion y buen asesor para los futuros investigadores y desarrolladores de creatividad y sus patentes,este articulo es unaporte interesante para que el Venezolano escriba sus ideas,sueños,proyectos y productos

Publicar un comentario en la entrada