Encuéntranos en Google+.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Emprendedor, la empresa eres tú (Colaborador)



Cuando se trabaja para una empresa en la categoría de empleado se presenta una dicotomía entre ser representante de la empresa o ser la empresa, en el caso del trabajador asalariado se está más cerca de la primera opción.

Ahora cuando un emprendedor sale a promocionar su empresa y pone toda la carne en el asador, se convierte en la empresa, porque una pérdida de un cliente, es una pérdida que empuja a la no sobreviviencia de su emprendimiento.

Este nivel de compromiso lo define claramente la fabula del desayuno: ¿Quién está más comprometido con el desayuno de unos huevos con jamón, la gallina o el cerdo?.

La gallina contribuye con los huevos, pero el cerdo contribuye con su carne, pone su jamón, por tanto su nivel de compromiso es total; así es el emprendedor convertido en empresa. Su sacrificio puede generar un beneficio, pero normalmente también se lo juega todo, por eso, emprender es un riesgo (y eso hay que entenderlo).

Tras este objetivo, es necesario entender que además de los conocimientos en gestión y administración, el emprendedor requerirá de características personales que le permitan mantener una resistencia al fracaso, y aún mantenerse optimista y motivado en caso de ocurrir.  

Para ello, es recomendable iniciar definiendo metas y ponerlas en el tiempo, replanteando constantemente la ruta como lo hace un excursionista con su GPS. El GPS del emprendimiento es un ejercicio vital para el éxito del emprendedor.

Seguramente emprender en Suiza no es igual que emprender en Latinoamérica, en nuestros países es escasa la cultura del emprendimiento como motor de desarrollo de las economías, por ello, la falta de apoyo público, social e incluso legal al emprendedor.

Con respecto a esto último, los trámites legales para la fundación, organización y operación de una nueva empresa puede ser una montaña de alto calibre y costo en la que la mayoría de los emprendedores se quedan a medio camino.

La motivación al logro se une con el nivel de compromiso mencionado al principio, si bien en muchas ocasiones no es fácil mantener la autoconfianza y la disciplina en los procesos que se están desarrollando alrededor de las operaciones de una Start Up, es menester confiar, tener persistencia y tomar esta motivación al logro como un faro en la tormenta.

Otras de las características para emprender con éxito son: innovación, comunicación, negociación, gestión eficaz de recursos, trabajo en equipo, estrategias competitivas y la capacidad de no perder el foco.

La innovación es la creación o adaptación de nuevos conocimientos a los procesos productivos para el desarrollo de un producto o servicio y que sea llevado al mercado. La empresa debe ser abierta a nuevas formas de realizar procesos involucrados para poder llevar a los clientes novedades que les permita monetizar su inversión y aplicar el viejo lema de ganar-ganar para todos.

La comunicación y la negociación están en la esencia del párrafo anterior, Internet y las redes sociales influyen con mucha fuerza en ello.

Los emprendedores cuidan cada recurso como la gasolina que llena el tanque de la empresa, la gestión eficaz acompañada de un riguroso trabajo en equipo mantienen la Start Up en el camino correcto.

La formula de estar enfocados en la estrategia competitiva que debe mantenerse entre la competencia y las necesidades del mercado genera un modelo económico solvente que lleve a la empresa al canal rápido de los ingresos y posteriormente al de las ganancias que hagan su negocio sustentable.

Por ello, emprendedor, no debe olvidar nunca que usted es la empresa.

Rafael Franquíz
Twitter: @rafaban
Emails: rafaban10@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada