Encuéntranos en Google+.

miércoles, 3 de abril de 2013

¿Cómo no fracasar en un emprendimiento? (Colaborador)




Estadísticas internacionales demuestran que entre 70 y 90% de los negocios fracasan en los primeros 3 años de operación, siendo diversas las razones por las cuales se puede incurrir en este fracaso, empezando porque emprender y crear empresas incluye un porcentaje de riesgo, que puede ser minimizado, pero nunca eliminado (el riesgo siempre está allí).

Existen diversas razones por las cuales los negocios pueden fracasar; sin embargo, hay decisiones que puedes tomar para no afrontar ese temible destino, empezando por comprender que toda empresa tiene cierto nivel de riesgo y que cada decisión (tanto de hacer algo, como sobre dejarlo de hacer) trae consecuencias negativas y positivas por lo que los emprendedores deben estar preparados para afrontar cada situación.

Por ello, te presentamos algunas ideas sencillas que pueden ayudarte a minimizar este riesgo al momento de emprender:

1.     Planifícate

Quizás éste es uno de los procesos más importantes al momento de iniciar una empresa. Tener clara la idea y plasmarla en papel, te ayudará a responder preguntas tales como: ¿Qué? ¿Cómo?¿Por qué?

Tu plan tiene que ser realista y enfocado en el potencial de la idea. Las emociones personales y el sentimiento que se pueda sentir por el concepto se tienen que dejar de lado, para dar paso a un análisis objetivo.

El plan no tiene que ser, necesariamente, muy largo. Simplemente que explique cuál es la necesidad que se espera satisfacer, cuál es el precio que el consumidor está dispuesto a pagar, y cuáles son las oportunidades de crecimiento en ese segmento del mercado.

2.   Enfócate

Luego de definir quién va a ser tu consumidor, debes dedicarte a entender sus necesidades y buscar la mejor manera de satisfacerlas. ¿Cuál va a ser tu posicionamiento?

Tus consumidores deben estar involucrados en la creación y desarrollo de tus productos y servicios. ¿Qué valor perciben? ¿Qué condiciones post -venta esperan? Estas son tan sólo algunas preguntas que tendrás que ir respondiendo en los primeros meses de operación.

Antes de lanzar tu idea al mercado, empieza por identificar 10 posibles consumidores y haz un test de tus productos o servicios con ellos.

3.   Asesórate

Todos los emprendedores tienen aptitudes particulares que los diferencian de los demás y los hacen destacarse en un área específica . Sin embargo, son las habilidades que no poseen las que puedes causar inconvenientes a largo plazo.

Algunas de estas destrezas se pueden aprender o desarrollar a través de la experiencia, pero muchas otras serán siempre mejor ejecutadas por profesionales y expertos.

4.   Prepárate

Uno de los errores más comunes consiste en la falta de preparación por parte de quienes llevan a cabo la idea. En muchos de los casos, los planes de negocios se basan en suposiciones irreales o estimados erróneos.

Estas omisiones o errores pueden ocasionar que la empresa se quede sin dinero, que no se aprovechen al máximo las oportunidades, que se incurra en gastos innecesarios o simplemente se pierda tiempo valioso.

5.    Asegúrate

Debes estar seguro de que la idea que estás llevando a cabo es lo que realmente deseas hacer.

Muchos negocios fallan debido a que sus fundadores inician operaciones sin previamente analizar cuál es su motivación principal para iniciar este arduo proceso.

Algunos esperan ganancias inmediatas, y cuando esto no sucede se desaniman y empiezan a buscar nuevas ideas. Otros quieren reconocimiento, ayudar a otros, y así son muchas las razones por las cuales se puede iniciar un negocio. Pero, ¿tú estas claro de por qué quieres emprender?. 

Estas son tan solo algunas de las muchas acciones que puedes tomar para que tu negocio sea exitoso. Presta atención a tu operación y al entorno, busca maneras de optimizar.

Alvaro Insausti


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada