Encuéntranos en Google+.

lunes, 25 de marzo de 2013

Los valores y el emprendedor (colaborador)






“El riesgo viene de no saber lo que se está haciendo” Warren Buffet

Este artículo bien pudiera llamarse "el mundo salvaje y los altos valores", o "emprender en medio de una selva", ya que el mundo de los negocios puede llegar a ser tan salvaje como la lucha por la sobrevivencia en un medio, que más veces de lo que se quisiera admitir va andando sin leyes o normas morales que la limiten. 

En ese largo camino se encuentra mucho tipo de gente, las categorías son casi infinitas. 

El mundo salvaje en los negocios tiene fértil crecimiento cuando los líderes de una empresa se dedican a quebrantar valores tanto empresariales como personales, comienza la falta de compromiso y las prácticas al margen de la ley, es así como la confianza decae en un entorno empresarial. 

Uno de los casos más sonados fue el de la multinacional del sector de la energía Enron Corporation, esta empresa fue víctima de las mentiras de algunos líderes que con sus antivalores escondieron a la Junta Directiva los datos financieros reales, estos malos manejos la empujaron, en poco tiempo, a la ruina y al descrédito total. O el recientemente despedido CEO de Yahoo, que mintió en su propio curriculum

En la acera de enfrente se encuentran los altos valores empresariales, que si bien son la ruta más larga y llena de esfuerzos, siempre es la mejor forma de manejar cualquier empresa pequeña o grande.

Dentro de estos podemos encontrar y debemos estimular: 

1. Integridad. La gran mayoría de los empresarios actúan conforme a valores morales que brindan seguridad a clientes, proveedores, personal y público en general.

2. Compromiso. Es darle vida con el mejor esfuerzo al logro de los objetivos de la empresa y la satisfacción del cliente, desde el prisma de la responsabilidad y la lealtad en nuestras relaciones con los compañeros, clientes y proveedores.

3. Comunicación. Sin lugar a dudas esta es una herramienta esencial, desde una empresa nos movemos en un ecosistema fluido de comunicación cordial y confidencial, el cual proporciona información transparente, oportuna y veraz para el ir siempre hacia la eficiencia.

4. Trabajo en equipo.  Contar con personal que se complemente para alcanzar los objetivos empresariales de manera responsable, a través de la cooperación y el compromiso aprovechando al máximo los recursos disponibles para el logro de las metas propuestas, concentrándose en la satisfacción del cliente como el mejor camino hacia la riqueza y la reputación como activo.

5. Honestidad. Es la conducta recta que nos lleva a observar normas y compromisos. Este valor lo dejamos de último para que quede de primero en la recordación del lector, muchas de las sociedades actuales alientan el dejar a un lado la honestidad en determinadas circunstancia, sin embargo, mantener la honestidad en lo personal y en lo empresarial te puede llevar a perder algunos round pero al final serás el ganador de la pelea. La reputación como activo es más importante para los negocios, y esa publicidad gratuita y boca a boca es vital para los clientes potenciales.

Cuando comienza a rodar la película de una empresa iniciada por un emprendedor y este ya tiene estos conceptos claros las probabilidades de éxito aumentan dramáticamente. 

Dice Warren Buffet que “se tarda 20 años en crearte una reputación y cinco minutos en perderla” y agrega “El mercado como el Señor, ayuda a los que se ayudan a sí mismos. Pero a diferencia del Señor, el mercado no perdona a los que no saben lo que hacen”.   

@rafaban 
rafaban10@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada