Encuéntranos en Google+.

miércoles, 6 de marzo de 2013

El fin y las falsas empatías



En Venezuela estamos atravesando una nueva oportunidad de cambio, impuesta no por nuestra propia decisión sino... llamemosle destino, si lo desean, ello es indiferente, lo importante es hacia donde nos dirigimos actualmente. 

El gobierno autoritario que estuvo a cargo del Estado durante el boom petrolero más importante en nuestra historia, se basó en la confrontación entre venezolanos, usando la fuerza como medio para conversar con quienes diferían diametralmente de sus posiciones políticas.

Emigraciones forzosas, asesinatos, embargos de bienes, expropiaciones, presos políticos, insultos diarios en cadena nacional, son modos de hacer política aplaudida por muchos connacionales, sin embargo, la cabeza visible del sistema falleció. 

Los cambios más importantes fueron: el nombre de la República, a los símbolos patrios y a la hora legal, además del sometimiento de los poderes a sólo una voz de mando, hoy ausente. 

Mientras, leo en redes sociales como hasta hace un minuto opositores manifiestan su respeto (el cual nunca tuvo el occiso, con los fallecidos del otro lado del país), y dándole fuerza a aquellos que hasta ayer nos disparaban (desde "gas del bueno", piedras e incluso tiros), no puedo dejar de manifestar mi disentir de dicha actuación.

La empatía es un sentimiento que deriva de poder identificarse con el otro, condición que hoy en día no parece ser muy acertada, ya que el otro, aún tiene la mano roja de tanto pegarnos, sin ningún tipo de arrepentimiento o incluso, de respeto a nuestra identidad. 

No nos unimos al duelo nacional, sino al llamado a un cambio de rumbo inmediato, lo que incluye el reconocimiento de la otra parte del país, que nunca estuvo de acuerdo con el modelo actual. 

No tendrán palabras de aliento, quien ofende y agrede al otro desde el poder, y sí acusaciones fuertes de su abuso:



Pero, estos tiempos forzosos de cambios, tal vez, sin el principal promotor de la división nacional, podemos llegar a acuerdos que pasen por exigir deberes y sancionar incumplimientos, para que podemos vernos como una nación de nuevo... tal vez...

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada