Encuéntranos en Google+.

jueves, 17 de enero de 2013

El letargo postvacacional (3 trucos para vencerlo)


Luego de unas merecidas vacaciones (de casi 30 días), lo más difícil es volver a la rutina anterior, o al nivel de esfuerzo previo, y esto es lo más natural del mundo, ya que el cerebro al igual que el resto del cuerpo, vive y se adapta al esfuerzo requerido. 

En estos tiempos iniciales de gimnasio  (normalmente, al inicio del año, y cada vez menos ya para la mitad de este), el dejar de hacer una rutina por más de una semana, se siente inmediatamente en los músculos, pues bien, esto es igual en el cerebro. 

Las vacaciones son ideales para llenarse de nuevas ideas, visiones, hacer recuerdos, visitar a los familiares, pero no para hacer trabajo disimuladamente (que lo acercará al síndrome de "burnout" o quemado), más bien, lee el libro que tienes pendiente mientras esperas el avión, o indaga en opiniones diferentes sobre algunas cuestiones laborales (esto sí, disimuladamente), para hacer nuevas conexiones cerebrales y tener algunos puntos nuevos que compartir.

Y ello es así, sea empleado o emprendedor  el letargo postvacacional es el mismo, aunque el primero tiene asegurado (bueno, es un decir en los tiempos actuales) su quincena, y el otro no, es difícil recuperar la energía del esfuerzo inicial, y en estos casos, es imprescindible tener una motivación para continuar. 

Para hacer más llevadero tu regreso al trabajo, te comparto tres pequeños trucos que estoy aplicando: 

1. Escribe la primera meta laboral, para lograr antes de la mitad del mes de febrero (sembrando hoy, lo que recoges mañana). La segunda para mitad de marzo. Y así subiendo un poco cada vez hasta llegar a diciembre del 2013. Ello déjalo en un sitio visible de tu escritorio u oficina. O hazlo público. Mi meta es llegar de nuevo a las 80 mil visitas mensuales antes de la primera quincena de febrero y llegar a las 100 mil visitas por mes para abril del 2013. 

2. Camina. Sí, mientras aprovecho y escucho alguna conferencia o vídeo que me interese (del trabajo, no musical), y hago algo de ejercicio alrededor. El sonido me permite ir acostumbrándome de nuevo al léxico laboral y el ejercicio me ayuda a despertarme. Suficiente para hacer circular un poco la sangre por el cuerpo, pero no tanto para sudar la camisa. Lo repito unas dos o tres veces por hora (nunca supero los cinco minutos para ello). 

3. Empieza ya. Simplemente deja de ver las actividades laborales como tareas rutinarias que hay que empezar o que pueden desplazarse. empieza de una sola vez, con las actividades que más esfuerzo requieran primero, y dejas para las horas mas incómodas, aquellas que más te agradan, así compensas las horas-trabajo y lograrás una mayor efectividad rapidamente. 

El comienzo será lento, pero en pocos días, podrás ver que te sientes de nuevo como pez en el agua. 

Fernando Fuentes Pinzón
@emprendovzla

26 comentarios:

Victor Loaiza dijo...

muy interesante :D

gustavo velasquez dijo...

hola

José David Ramírez Barcelo. dijo...

Buenos concejos

jose dijo...

Presente

Andres Urdaneta dijo...

Sí, volver a la rutina es un cambio drástico luego de una largas vacaciones, solo hay que esforzarse, plantearse metas a un plazo no muy extenso y tener ánimos.

Delmary Rodriguez dijo...

interesante.. solo se necesita fuerza de voluntad y paciencia

Veronica Moreno dijo...

buen articulo...

Mayret Barrios dijo...

Sencillos pasos para comenzar a ponerlos en práctica.

Rony vargas dijo...

bueno es muy interesante ya que habla sobre la rutina de nosotros, como podemos volver a trabajar igual después de unas larga vacaciones para volver agarrar ritmo nuevamente. este articulo aporta muy buenos consejos

jose gonzalez dijo...

es la verdad

martin boscan dijo...

muy bueno

nicolas correa dijo...

son consejos muy útiles para el regreso de las vacaciones a la rutina diaria

Gabriel Mejia dijo...

muy cierto, al venir de unas largas vacaciones solo hay que volver a mentalizarse en el trabajo o los estudios

ricardo dijo...

Bien

Luis Montero dijo...

Cierto ._./

Edgar Manuel Calatayud Coello dijo...

Es algo que le sucede a la mayoría de las personas, se tiene que encontrar una buena motivación para seguir esforzándonos. Estos concejos que nos dejan son de gran ayuda para poder realizar lo que tengamos planeado, sea trabajo, pasatiempos, entre otras cosas.

Carlos Hernandez dijo...

YO NO SOY UN PEZ!!! SOY UN TIBURON!!! ROOOARRR

Gaboo Niño dijo...

Interesante propuesta!

Carlos Bruzual dijo...

buenos concejos para mantener una buena vida...

Luis Faría dijo...

Gracias por los consejos!

Vicente Mavarez dijo...

hay que aplicar esos consejos

Angel Silva dijo...

Siempre y cuando digas: ¡Yo puedo!. Así sera.

Herminio Jr Quintero dijo...

muy bueno

Rafael Hernandez dijo...

Para empezar la rutina.

Victor Loaiza dijo...

interesante :)

Gerardo Urdaneta dijo...

interesante

Publicar un comentario en la entrada