Encuéntranos en Google+.

domingo, 11 de noviembre de 2012

¿Qué hacer con la queja de un cliente? (Colaborador)



Lo más probable  es que uno de nuestros clientes no esté satisfecho por completo con la calidad  de alguno de nuestros  servicios que utiliza. ¿Cómo responde cuando se le ha decepcionado?, de ello trata el presente artículo.

En una primera etapa el cliente puede protestar formalmente al empleado, pedir hablar con el encargado, puede también presentar una queja formal al director de la empresa expresándole su insatisfacción. Todo ello, se le puede determinar como etapa temprana de la queja, es decir, no ha salido del local o comercio de la empresa. Si la misma no es detenida y resuelta en las etapas iniciales, las consecuencias para el personal o para la misma empresa pueden ser cada vez mayores. 

Ahora bien ¿Qué opciones tiene nuestro cliente cuando experimenta una falla de su servicio, y no es resuelta en una primera instancia?

Generalmente el cliente, puede tomar cualquiera de las siguientes cuatro  acciones que detalló a continuación:

Manteniéndose dentro de la primera instancia, se va a quejar directamente a los representantes de atención al cliente de la empresa, al propietario o el encargado superior de la zona, región o país (puede ser por medio de un correo electrónico), a fin de que esto solvente su inconveniente, en caso de que estos no resuelvan su queja pues acudirá a una siguiente instancia.

Como segunda alternativa, se encuentran la “Defensorías del cliente”, una nueva modalidad de servicio que algunas grandes empresas prestan a sus clientes, cuando estos presentan algún tipo de queja o problema con el servicio. Estas defensorías del cliente están conformadas por empleados de la empresa que velaran – o harán el intento- de que sean respetados los derechos del cliente y sea solventado su inconveniente de manera favorable. No tiene una estructura jerárquica igual al del local, ya que en caso contrario, será imposible resolver el problema. 

Una tercera, en caso de no existir o ser inútil la segunda, la conducta esperada es quejarse directamente con los órganos reguladores o de fiscalización de los prestadores de servicios, organismos que juegan un papel muy importante, ya que, generalmente tienen amplias atribuciones sancionatorias, que van desde la imposición de multas, aplicación de medidas preventivas tales como cierre temporales o definitivos, lo cual se traduce en un alto costo  para la empresa y  pueden significar un cambio de la forma de como prestar el servicio.

Como cuarta y última opción, pues simplemente cambiarse de prestador de servicio y esperar a que el nuevo proveedor cubra las expectativas del cliente, pero al irse molesto, y tener a su disposición las redes sociales, dejarlo irse así puede ser una conducta suicida comercialmente para la empresa, por tres razones fundamentales:

1- El cliente en represalias por el mal servicio, comienza a transmitir su mala experiencia. Inicialmente comienza con su círculo familiar y social, luego a nivel general. Este cliente insatisfecho ahora cuenta con un arma que hace años no tenía tanta masificación y alcance: las Redes Sociales. Cuando un cliente acude a una red social a manifestar su inconformidad, no es raro ver al Community Manager de la empresa, respondiendo prontamente con la finalidad de que este cliente no siga utilizando la red como medio de queja, lo cual se traduce en mala imagen para la empresa.

2- Afecta el flujo de caja de la empresa, y por ende la operatividad de la misma.La compañía necesita estimar que tantas utilidades deja de percibir cuando pierde a un cliente. En el caso de un cliente a nivel personal, esto es lo mismo que el valor de vida útil del consumidor, es decir, las utilidades que él generaría si hubiera seguido comprando a lo largo del número normal de años.

3- Imagen de la empresa: se responde con una pregunta sencilla: ¿Adquiriría usted un servicio de una empresa donde constantemente sus clientes se estén quejando?, hoy gracias a Internet, es fácil leer los comentarios de los clientes insatisfechos (no lo olvide). 

Es por ello que es primordial  atender oportuna y eficazmente los reclamos de los clientes, ya que el costo de atraer un nuevo cliente puede muy superior que el de mantener un cliente satisfecho.

El siguiente esquema, dará una idea de cómo sería este ciclo de cuatro pasos, el cual recomiendo imprimir y dejar en un sitio visible de su despacho de atención al público, para recordar la importancia de atender la queja del cliente:



Twitter: @jgqe

14 comentarios:

José Chacín dijo...

El cliente no siempre tiene la razon!

andrea milagros zuleta pineda dijo...

buen articulo

Andres Correa dijo...

buen articulo.

Endry Moran Moran dijo...

buen articulo.!!!

sara Lung dijo...

ver si tiene o no razon y de alli sacar conclusiones

Veronica Moreno dijo...

interesanteeee...

Barbara Urdaneta dijo...

Interesante..

Jorge Sanchez dijo...

el cliente aveces tiene la razon

Edgardo Parra dijo...

Nada...!!!

diego benson dijo...

muy bueno

Pablo Lozano dijo...

muy interesante

paola perez dijo...

Siempre se debe tratar de resolver los problemas que se presenten en cuanto a la satisfaccion de un cliente por la prestacion de servicio, pero sin perder de vista si dicha queja esta dentro de los limites de la empresa, ya que siendo un caso contrario se debe dirigir al cliente al lugar donde se pueda proceder su queja.

Kafai Afif dijo...

bueno

José G. Quintero E. dijo...

Muchas gracias a todos por los comentarios realizados hacia mi articulo, saludos cordiales.

Publicar un comentario en la entrada