Encuéntranos en Google+.

jueves, 1 de noviembre de 2012

El matrimonio es un emprendimiento riesgoso (Colaborador)


El matrimonio puede considerarse como un emprendimiento donde dos personas juntan amor, convicciones, valores y a la vez dinero para obtener un beneficio a largo plazo (hasta que la muerte los separe, en estos casos no vale expropiación aunque si el engaño, para poner punto final a esta).

En Venezuela este tipo de emprendimiento solía darse a una edad más temprana (antes a los 18 a 25 años, hoy en día alrededor de los 30 años). Claro, hace 3 o 4 décadas era más sencillo conseguir vivienda y dinero para emprender, igualmente las condiciones económicas del país eran percibidas como de bajo riesgo y por decirlo así la “inversión era segura”. El éxito solía estar asegurado y en aquella época solo uno de los esposos debía trabajar para hacer sostenible la familia.

Hoy en día las condiciones han cambiado. El ambiente de inestabilidad jurídico y económico ha mermado las fuentes de trabajo de calidad y la oferta de puestos laborales, aunque de acuerdo al gobierno central el índice de desempleo se ha visto disminuido, esta posición toma en cuenta el efecto de las misiones sociales. 

En la actualidad, los miembros de una pareja promedio ven la necesidad de trabajar debido a que un solo sueldo no es suficiente para levantar la casa. La oferta de viviendas es escasa y costosas. La seguridad personal y social está amenazada y es atacada continuamente por la criminalidad. Aún así, en un ambiente de incertidumbre social, de incertidumbre política e incertidumbre económica, vemos como existen emprendedores que apuestan por el país y por recibir retornos en un ambiente tan riesgoso como el venezolano.

Ahora bien, esto ¿Por qué sucede? ¿De qué forma estas personas hacen su análisis para decidir que es beneficio iniciar esta clase de emprendimiento en el país? ¿Podemos asignarle una calificación de riesgo a esta decisión?

La decisión de una pareja de tener un hijo en Venezuela, es considerada como una apuesta por el país. Una señal de esperanza y de percepción de retorno o mejoramiento de las variables macroeconómicas. Claro, esto suponiendo que todos los individuos piensan de forma racional y excluyendo de la suposición de nuestro estudio los llamados “pelones de fin de semana”.

Ahora bien, el riesgo en este tema, puede definirse como el grado de incertidumbre o error asociado al éxito en la crianza de un niño en Venezuela. Y definimos éxito como “lograr criar a un niño en un ambiente social favorable para el desarrollo de sus valores, con una alimentación balanceada de primera calidad, una educación digna (sin caer en politiquerías) y sin que sufra actos de violencia sicológica o física que afecten su correcto desarrollo físico y mental”, hasta la mayoría de edad, cuando se espera que empiece a hacerse cargo de sí mismo-.

¿Qué factores de riesgo podemos visualizar a simple vista en el entorno venezolano que pudiesen impedir el logro del objetivo planteado anteriormente?, en el próximo artículo lo comentaremos, analizando cada uno de los atributos de nuestro objetivo.

Santiago Ginnari
Especialista en "Risk Consulting". 


6 comentarios:

Aldrin Frias dijo...

Es peligroso

Pablo Lozano dijo...

muy interesante

Kafai Afif dijo...

buen articulo

Andres Correa dijo...

NO SE CASEN!..

José Chacín dijo...

NO SE CASEN!

jesusalvarado146 dijo...

ta bn....

Publicar un comentario en la entrada